Sindrome de Pfeiffer

Entendiendo al paciente con Síndrome de Pfeiffer

El Síndrome de Pfeiffer es causado por una mutación en el gen del Receptor 1 Ó 2 del Factor de Crecimiento del Fibroblasto (FGFR 1 ó 2). Los genes FGFR (por sus siglas en inglés) tienen un papel importante en la división o madurez de las células. Por lo tanto, un malfuncionamiento de este gen, puede causar la fusión prematura de los huesos del cráneo, de los dedos de las manos y de los pies. Algunos estudios demuestran que este síndrome ocurre más a menudo en los hijos de padres con más edad. La enfermedad se puede heredar como un rasgo genético autosómico dominante y afecta a 1 de cada 100.000 individuos.

¿Qué formas clínicas presenta este síndrome?

Según la gravedad, el síndrome de Pfeiffer se ha dividido en tres subtipos clínicos:

  • Tipo 1 o Pfeiffer "clásico": Implica individuos con leves manifestaciones incluidas braquicefalia, hipoplasia del tercio medio facial, y anomalías en dedos de las manos o de los pies. Se asocia con desarrollo neurológico e intelectual normal, y, en general, tiene un buen pronóstico.
  • Tipo 2: Consta de deformidad del cráneo (cráneo en trébol), extrema proptosis, anomalías en dedos de las manos y de los pies, anquilosis de codo, retraso en el desarrollo y complicaciones neurológicas. El cráneo en trébol puede causar limitaciones en el crecimiento del cerebro, y la extrema proptosis puede causar graves deficiencias visuales.
  • Tipo 3: Es similar al tipo 2 pero sin las características craneales. Los tipos 2 y 3 se observan esporádicamente al tener un mayor riesgo de muerte prematura debido al grave compromiso neurológico y a la presencia de importantes problemas respiratorios.


Diagnóstico

El diagnóstico de síndrome de Pfeiffer se basa en la presencia de craneosinostosis y pulgares anormales de los dedos de los pies. Debido a la gran variabilidad clínica, incluso dentro de una misma familia, los datos moleculares pueden ser un complemento importante del fenotipo clínico para confirmar el diagnóstico. Los niños con sospecha del síndrome deben ser sometidos a investigaciones genéticas incluyendo el análisis de la mutación FGFR 1 (exón 7), FGFR 2 (exón 8), FGFR 2 (exón 10) y FGFR 3 (exón 7).

Diagnóstico diferencial

El principal diagnóstico diferencial incluye los síndromes que se caracterizan por craneosinostosis (Apert, Carpenter, Crouzon ó Thanatophoric). Curiosamente, las mutaciones en el mismo FGFR (ya sea FGFR1, FGFR2 o FGFR3)puede dar lugar a diferentes síndromes de craneosinostosis, lo que plantea un mecanismo patológico FGFR con ganancia de función en Pfeiffer, Apert, Muenke, y Beare-Stevenson.

En el síndrome de Pfeiffer y el síndrome de Apert son dignas de mención algunas de las similitudes, pero los dos trastornos son genéticamente distintos. Síndrome de Crouzon es fenotípicamente similar al síndrome de Pfeiffer, pero carecen de las anomalías de pies y manos. Existe superposición fenotípica con el síndrome de Muenke, que es causado por una mutación específica en FGFR3. A veces el síndrome de Pfeiffer ha sido confundido con el de SaethreChotzen-Jackson-Weiss, ya que la anomalías de los dedos de los pies se pueden producir en ambos.

Diagnóstico prenatal

La enfermedad se detecta por lo general en el período neonatal o a posteriori, y no prenatal. El diagnóstico prenatal se ha documentado en contadas ocasiones, principalmente sobre la base de la presencia de una deformidad del cráneo en trébol. Una cuidadosa ecografía tridimensional puede llevar a un diagnóstico prenatal precoz también en los casos en los que el cráneo no esté afectado. La gran variabilidad clínica del síndrome de Pfeiffer, incluso dentro de la misma familia, así como otras causas de la craneosinostosis, puede hacer que el diagnóstico prenatal de la ecografía sea difícil por sí solo. Se debe realizar un análisis molecular posterior para verificar el diagnóstico por la identificación de una mutación del gen FGFR.



Características del paciente con Síndrome de Pfeiffer

Una asociación de craneosinostosis, de amplios pulgares y dedos gordos de los pies son las principales pistas de diagnóstico en este el síndrome de Pfeiffer.

Los pacientes tienen la fusión prematura de las suturas coronal y lambdoidea y, en ocasiones, de la sutura sagital, que produce una forma anormal del cráneo. Hay una serie de rasgos faciales característicos: cabeza desproporcionadamente amplia con occiput plano, frente alta, tercio medio facial subdesarrollado (hipoplasia media facial), una nariz pequeña con puente nasal bajo y ojos muy espaciados (hipertelorismo ocular). Los pacientes suelen mostrar prominencia de los ojos (proptosis ocular), debido a la alteración de las órbitas.

Los pulgares y dedos gordos de los pies son cortos y amplios. Hay una desviación típica y es frecuente la unión o sindactilia del segundo y tercer dedo de las manos y de los pies. De forma adicional puede existir retraso mental, estenosis ductal con la hidrocefalia consiguiente, orejas bajas, estenosis del conducto auditivo externo, infecciones recurrentes del oído.

Los pacientes con síndrome de Pfeiffer puede manifestar obstrucción de las vías aéreas en relación con la hipoplasia del tercio medio facial y secundaria obstrucción nasal.

Resumen de los signos clínicos de este síndrome:

  • craneosinóstosis (cierre prematuro de las suturas)
  • exoftalmos (protrusión anormal del globo ocular)
  • pulgares anchos
  • sindactilia (fusión congénita o accidental de dos o más dedos entre sí)
  • turribraquicefalia (cabeza con vértice puntiagudo)
  • asimetría craneofacial
  • hipoplasia (desarrollo pobre) maxilar
  • hipertelorismo (aumento de la separación de los ojos)
  • ptosis palpebral (párpados caídos)
  • estrabismo (desviación de uno de los ojos de su dirección normal, por lo que los ejes visuales no pueden dirigirse en un mismo tiempo al mismo punto)
  • paladar ojival (paladar en forma de bóveda)
  • malposición dental
  • hipoplasia de falanges medias
  • primer metatarsiano ancho y corto


Características del paciente con Síndrome de Pfeiffer

El cuidado de un niño con el Síndrome de Pfeiffer comienza en el nacimiento, con un diagnóstico correcto, la identificación de las necesidades del niño y la localización de un adecuado centro de tratamiento. A veces se deben realizar múltiples y complejas cirugías, las cuales son mejor conducidas por un equipo craneofacial multidisciplinario.

Este equipo está compuesto por un neurocirujano, un cirujano plástico, un dentista, un ortodoncista, un logopeda, un otorrinolaringólogo, un genetista y un pediatra. Los miembros de este equipo trabajaran cercanamente con los padres y con los hijos para determinar el mejor plan de tratamiento.

Durante el primer año de vida se puede recomendar una cirugía temprana para separar las suturas del cráneo que se han cerrado prematuramente. Dicho procedimiento permite, mediante la expansión, el crecimiento más normal del cerebro y cráneo.

Las cuencas de los ojos pueden ser agrandadas durante la misma operación para así ayudar a preservar la visión. Asimismo,la mitad de la cara puede ser avanzada, en una edad posterior, con el motivo de ayudar a mejorar la apariencia del individuo, aumentar el volumen orbital y establecer una relación más normal entre el maxilar superior y el inferior. Otros tratamientos pueden incluir:

  • Pruebas del sentido auditivo a temprana edad para determinar si se necesita realizar una cirugía del oído para preservar la audición.
  • Consulta con un dentista a partir del segundo año de vida evaluando el control de la erupción después de esta época de forma anual.
  • Adicionalmente, el equipo de especialistas puede recomendar que se realice una cirugía de las membranas interdigitales para separar los dedos de las manos. El equipo de especialistas explicará con detalle cada una de las intervenciones.